Seguidores

domingo, 27 de mayo de 2018

             ASESINA DE ALMAS 
               

La decepción, así expresada,
no dice nada, es inocua casi. 
Es una bella palabra, 
otra más que ostenta 
nuestro idioma" Castellano" 
tan vasto y tan rico.

Pero la decepción, amigos míos,  
es un arma, letal a veces, 
puede ser una daga, 
que perfora al corazón 
y lo hace trizas, lo pulveriza. 

Nos lleva de bruces al abismo, 
nos despedaza uno a uno...
los proyectos, los sueños, 
y el futuro se atisba negro, 
como envuelto en una nebulosa. 

Sí, aquéllos sueños, tan íntimos, 
justificadores de lo inexplicable, 
podían vestir de glamorosa primavera
inviernos gélidos e implacables. 

Decepción, parece hasta inofensiva, 
pero sabe asestar golpes mortales. 
Entonces, el alma huye, desesperada, 
hacia un escondite, una guarida. 

Allí más calma, intentará suturar,
cual hábil cirujana, 
con hilos de ilusión recién estrenada, 
las dolorosas heridas infligidas. 

Decepción, no es sólo una palabra,
es la más traicionera de las armas,  
porque puede detener a un corazón 
y asesinar al alma sin piedad alguna. 


Viviana Laura Castagno Fuentes