martes, 8 de mayo de 2018

                 ALMAS MÁGICAS 


Hay personas tan únicas,
que con imaginarlas alcanza.
No es necesario la presencia,
están presentes
aún ausentes.
Son tan especiales,
que encienden una luz
cuando se apaga el cielo
y logran hacernos sentir
que podemos ver claridad, 
aún en caminos inciertos. 
Son personas extraordinarias,
poseen  magia, 
logran que veamos flores,
aún cuando el jardín, mustio, 
minimizó su belleza
y cedió paso al invierno.
Personas especiales,
nos las envía la vida, 
son un obsequio perpetuo
saben trocar lo derruído
en exuberante belleza.
Ellas saben, 
convertirse en timonel 
cuando la nave de nuestra vida 
está a la deriva, 
para llevarla a resguardo 
al más seguro de los puertos. 


Viviana Laura Castagno Fuentes 


              PROTECTOR VEGETAL 

El árbol está solo. 
Parece que espera con sigilo, 
que llegue en algún momento 
su protegido, su hijo casi, 
a quién servirá de cobijo. 
Le dará abrigo con sus ramas 
cual manos contenedoras, 
que protegen y calman. 
Porque sabe,
él es sinónimo de amparo, 
cuando hay tormentas en el alma, 
puede doblar su cuerpo de leña
encorvarlo hasta la tierra
hasta mutar en un hogar casi. 
Árbol magnánimo, 
percibe los dolores, 
su soledad fue pedagógica 
le dejó grandes lecciones. 
Sabe, como nadie, 
escuchar la voz de los vientos, 
enmudece cuando braman, 
se yergue renacido 
cuando hay calma. 
Árbol, un cómplice, un amigo, 
tu cobijo es el abrazo, 
envuelve compasivamente 
al desorientado caminante. 


Viviana Laura Castagno Fuentes