Seguidores

jueves, 3 de mayo de 2018

                     ETAPAS 

Estoy en una edad en que la convicción 
es un valor no negociable, 
la paciencia es poco estable, 
y la verdad, la honestidad, hermanas loables.

Antes callaba, evitaba las tormentas,
hoy, expreso lo que me desagrada
aunque ello no tenga buena prensa,
es que ya no me importan opiniones ajenas.

Ante todo, la integridad se impone. 
Es cierto, los años traen consigo licencias,
que no significa "impunidad habilitada",
pero sí los permisos que son la esencia.

La madurez, una estación en el viaje de la vida, 
no siempre es garantía de sabiduría,
pero si negociamos hábilmente con ella,
nos otorga lo más meduloso de la existencia:
"haber aprendido que lo importante está en el alma".

Viviana Laura Castagno Fuentes