martes, 17 de abril de 2018

VIAJE INTROSPECTIVO


Abrir un libro supone, siempre,
el comienzo de un viaje.
que no tiene itinerario alguno,
tampoco escala
y menos un regreso programado,
porque es un apasionante viaje de ida.
Supone una maravillosa travesía:
es como trepar a árboles altos y frondosos;
bucear en las profundidades de mares azules,
caminar por senderos rectos y sinuosos
o sentir que nos elevamos hasta un cielo infinito,
que nos invita a reposar
sobre una dúctil nube que dibujó para nosotros.
Abrir un libro,
es como mirarse en un espejo:
nos zambullimos entre letras, frases y palabras
que nos conectan
con la intimidad de nuestra alma prístina,
la despiertan y ella nos sacude la modorra.
Abrir un libro: es atreverse a dejar afuera al mundo,
es como mirar hacia adentro
y no permitir que nadie y nada
se atreva a interrumpir ese idilio.
Abrir un libro, 
es en definitiva un acto de confianza,
de placer asegurado que perpetuará de por vida
una sensación de amistad incondicional
que nos fertiliza la existencia.
Ésto y mucho más supone... abrir un libro.

Viviana Laura Castagno Fuentes



            PROTECTORES NATURALES

Los árboles se miran,
los separa y los une la orilla
un frágil brazo de leña
se estira, presume acariciarlos.

Se miran en el espejo del lago,
donde navegan nenúfares con la brisa
sus troncos delgados buscan al cielo
mientras sus copas se acarician.

Árboles protectores,
hogar de aves desvalidas ,
con sus pies anclados en la tierra
y su alma hacia el universo expandida.


Viviana Laura Castagno Fuentes




      LA DECISIÓN

Sobre un vetusto bote
hicieron el viaje,
una travesía a la deriva
cinco garzas, formaban el pasaje.
Eran mensajeras, mensaje importante,
tenían el aval de sus congéneres:
las aves todas, especie por especie,
el acuerdo logrado era unánime.
Lo habían debatido por horas,
multiplicidad de cantos, votos positivos,
asamblea con alas batientes
un búho circunspecto fue el presidente.
Al fin llegaron a su destino,
garzas exhaustas, pero convincentes,
mensaje entregado en las mejores manos,
de quién decretaría:"aves libres eternamente".


Viviana Laura Castagno Fuentes







               GRACIAS A MI MADRE 

   
Gracias Madre , por la vida ,
por pintar colores en mis grises
por soportar en silencio
cuestiones tan mías y tan tuyas .

Gracias Madre , por mis hermanos .
Aprendí con Ellos valores eternos: 
la solidaridad ; el compañerismo , la empatía .
A compartir todo , a desdeñar mezquindades .

Gracias Madre , por entregarte sin cortapisas,
hasta olvidaste tu vida :
 las nuestras eran prioridades. 
Se agigantó la Madre , olvidó que era Mujer antes ,
¿cómo no agradecer , tanta magnanimidad esparcida ?.

Hoy , cuando los roles se invierten ,
tu lugar de antes , es el nuestro ahora 
cuidarte con amor y esmero es nuestro desvelo
sólo pido a la vida : ser una hija que te merezca. 

Viviana Laura Castagno Fuentes