Seguidores

miércoles, 11 de abril de 2018

       EXCARCELACIÓN

El bote espera,
es paciente y sabe
que el agua es su casa
como lo es el cielo del ave.

Su corazón de madera,
late por quién se acerque
a humedecer su alma
nacida de un viejo alerce.

Se cansó de su retiro,
no ha sido voluntario
él ama hundir su cuerpo
en las tibias aguas del piélago.

Percibe y se estremece,
se acercan días de enero
el calor le garantiza :
" dejará su lugar de prisionero".

Viviana Laura Castagno.


Foto