jueves, 12 de julio de 2018


                  MI BRÚJULA 


Percibo que el mundo 
en el que habito, 
va en sentido contrario. 
O tal vez soy quién camina, 
por convicción, por la otra mano. 
No es bueno, ni es malo, 
es diferente, ni más, ni menos.

Jamás permitiré, a esta sociedad, 
que cada vez, me es más ajena, 
abyecta y maliciosa, 
me indique el  rumbo, 
defina lo que está de moda, 
o mutile las alas que llevo dentro. 

Me abstraigo de las mentes obtusas, 
de los hábitos y de los mandatos,
sólo me moviliza mi brújula interior,
ésa sí que jamás se equivoca, 
no daña y jamás traiciona. 

Dejar afuera al mundo,
no significa ser indiferente,
es ser genuina, tener coherencia, 
entre con lo que se piensa y siente. 

Es viajar hacia el occidente convencida, 
dejando atrás a un mundo violento,
ruidoso y cada vez más hostil,
que avanza masificado hacia el oriente.


Viviana Laura Castagno Fuentes.