miércoles, 4 de julio de 2018


                HABLA EL SILENCIO      


Cierro los ojos,
y abro la puerta
para que el silencio
ingrese. 
Cuando el ruido
se queda afuera,
hablan los recuerdos,
ellos son la biblioteca
que tiene el alma,
con sus libros sublimes 
a los que acuna. 
Puedo quedarme así,
por tiempo indefinido, 
jugando en un patio
con osos y muñecas,
paseando en bicicleta
por veredas viejas 
con grises mosaicos. 
Remontar un barrilete
color turquesa, 
hasta verlo desaparecer
en un corazón de nubes, 
blancas y espesas. 
Y así, me abstraigo, 
del afuera y sus zarpazos, 
de su gélida intemperie, 
que vapulea, entristece, 
a una mujer 
que convive 
libremente 
con su candorosa niña. 


Viviana Laura Castagno Fuentes