viernes, 6 de julio de 2018


               ACTO DE AMOR 

Escribir es sanación,
es ponerle alas al alma, 
es otorgarle voz, hacerla visible, 
las palabras son sus emisarias. 

Escribir es un don extraordinario, 
es la mejor medicina, 
aporta la terapia justa e inocua,  
sin los temidos efectos secundarios. 

Posee el don privilegiado, 
para acercar corazones 
sensibles y candorosos, 
pero también a los simuladores, 
que fingen ser más duros
e infranqueables. 

La escritura es una entrega, 
absoluta , ilimitada, 
quién escribe abre puertas 
y ventanas, para compartirlo todo. 

Es cultivar un jardín, 
atestado de emociones, 
cada simiente sembrada,
verá la luz, su obra consumada, 
con los atavíos de las palabras.  


Escribir es bucear, 
en las profundidades 
de un océano inexpugnable, 
porque es allí donde yace
el arcón con la paz,
y la contención ansiada, 
que el afuera niega y desbarata. 


Viviana Laura Castagno Fuentes