miércoles, 13 de junio de 2018


           EL DESPOJADOR 


Se presentó agazapado,
como un intruso en la fiesta,
de a poco, con mucha delicadeza, 
fue despojando a las invitadas todas.

Aquél jardín majestuoso, 
parecía un cuadro pintado a mano,
exhibía orgulloso su paleta de colores
sobre pétalos de sus modelos, las flores.

Parecía un sueño tanta magnificencia, 
colores, formas diversas, texturas,
fragancias que arropaban al aire, 
y verdores vestidos de enredaderas.

Pero el intruso estaba decidido,
era su turno ahora, había otro ideario, 
enmudeció alegrías y esplendores,
llegó don otoño, a cambiar el escenario.


Viviana Laura Castagno Fuentes