miércoles, 9 de mayo de 2018

          ADMIRACIÓN 


Admiro las pinturas,
y al artista que las pinta, 
son poesías magistrales sin letras, 
son sinfonías exquisitas sin orquesta. 

Es una habilidad prodigiosa la pintura, 
el pintor le pone voz a su alma:
los pinceles, los óleos y sus manos 
son los instrumentos que la plasman.

Observar un cuadro gratifica, 
expande al corazón, cautiva a la mente, 
ilumina la vida, la explica, 
en ellos captamos el alma del artista. 

Viviana Laura Castagno Fuentes