Seguidores

lunes, 7 de marzo de 2016

             CANDOR DE NIÑA


¿Mamá... se ahoga el sol cada tarde?, 
era la pregunta que una mente inocente 
imaginaba cuando las luces del día 
creaban su espectáculo en el poniente. 

La madre, tomaba sus tiernas manos, 
miraba a la niña y ensayaba la explicación, 
no era fácil convencer a una mente pura, 
que no moría el sol, pues era una ilusión. 

¿Cómo decirle que la naturaleza tenía dones ,
tan natural como ver en el cielo estrellas, 
a una niña candorosa que exigía observar 
cómo se "ahogaba el sol" cada atardecer 
si era la aventura que amaba vivir con Ella?. 


Viviana Laura Castagno Fuentes