Seguidores

viernes, 29 de julio de 2016

            LA ESPERA

Un vetusto bote bosteza, 
está adormilado , como ausente, 
sobre las aguas claras y quietas 
de una laguna iridiscente. 


Parece abandonado a su suerte, 
pero su corazón tiene dueño, 
está inmóvil, languideciendo, 
espera a quién sacudirá su sueño. 


Él no sabe sobre anclajes, 
ama recorrer las aguas mansas, 
mojar su madera de bote viejo 
porque la emoción está en el viaje. 


Cuántas aventuras guarda tu alma, 
ilusiones, amores, proyectos tantos, 
acariciar las aguas con tus remos, 
es dibujar huellas por un rato.

 
Amigo, se terminó el descanso, 
viene quién estremece a tu corazón, 
despierta, tiende tus manos, 
llegó el pequeño niño pescador. 




Viviana Laura Castagno Fuentes