miércoles, 2 de marzo de 2016

" MÁGICO ENCANTO " 

Un jardín muy parecido a éste, albergó parte de mi niñez, en sus espacios se gestaron miles de juegos, aventuras y sueños. 
Era el lugar perfecto, me sentía protegida por sus árboles altísimos, sus osadas enredaderas y las variadas matas con flores bellísimas y diversas. 
Imaginaba que era una princesa dentro de un castillo que había diseñado la versátil naturaleza, adornaba con pimpollos mi vestido y diseñaba una corona con las flores etéreas de un árbol llamado paraíso. 
¿Cómo no dar rienda suelta a la imaginación en un lugar que todo lo habilitaba? ; si hasta el cielo era mío, con extrema generosidad dejaba que los rayos del sol se filtraran entre el follaje y brindaba un espectáculo inigualable con cada amanecer y cada crepúsculo, sus dos grandes obras de arte. 
Definitivamente, el jardín era el espacio mágico y mi embeleso, era el edén imaginario donde mi niñez tan candorosa y plácida, sentía que la felicidad tenía garantizada su perpetuidad en ese lugar de ensueño. 
Viviana Laura Castagno.