sábado, 19 de marzo de 2016

" LA NIÑA SEMPITERNA"

Ella estaba ilusionada, así es naturalmente,
aún con sus primaveras vividas, varias,
conserva intacta, impoluta, a su niña,
la ingenuidad innata, es el mapa de su vida.

Se ha planteado:¿sigo a la mente o al alma?
enorme tribulación, carece de respuesta.
Seguir al alma supone renuncias muchas,
pero garantiza la paz, la plenitud, la dicha.

Seguir a la mente, es perder la libertad,
ingresar a una prisión voluntariamente,
aplacar los más maravillosos goces,
elegir un túnel y no a un cielo sin límites.

Debió decidir, lo había analizado mucho,
prefería conservar viva a su niña ingenua,
saborear muchas veces decepciones,
antes que renunciar a su exquisita esencia.

Viviana Laura Castagno.