Seguidores

miércoles, 2 de marzo de 2016

                                                LA FINITUD 


Miró hacia el cielo , era su hábito diario ,

había unas mariposas iridiscentes
revoloteando a su alrededor,
las comenzó a observar, danzaban, 
como si una sinfonía especial
que sólo ellas escuchaban
les dibujara su hermosa coreografía.
 
Eran dúctiles bailarinas, etéreas,

desaparecían entre nubes esponjosas
y emergían como si el cielo fuese su mar,
al que disfrutaban
explorándolo con gracia y eficiencia.
 
¿Qué secretos atesoran

estas amorosas y extrañas criaturas?,
se preguntaba.
¿Acaso son portadoras de un mensaje
que todavía no supimos descifrar? .

Tal vez nos hablan sobre la vida y su finitud.

Porque nosotros los seres humanos,
tenemos la estólida omnipotencia
de creer que la muerte es la de los otros,
aunque la única certeza que poseemos
es justamente saber que moriremos.

Creemos estar muy lejos... sucederá,

pero más adelante ,
¿ pero quién puede asegurarlo?.
Ella pensaba en ésto,
mientras no dejaba de disfrutarlas
en su armonioso y elegantísimo vuelo. 

Y no, también nos compete,

he ahí la contundencia del mensaje
de las mariposas danzarinas,
nos comunican todo el tiempo
sobre lo efímero, porque así es la vida,
un tránsito sólo, un pequeño gran viaje.
 
Sí, se convenció después de observarlas,

aunque sólo parecía en apariencia,
que ofrecían una función de ballet.
No, hacían algo más que eso:
le habían transmitido un mensaje trascendente:
la muerte está aferrada a la vida,
no está separada, es un todo indivisible
y hoy o mañana... será la nuestra. 


Viviana Laura Castagno Fuentes