lunes, 1 de febrero de 2016

" PASEOS PECULIARES "

Y sí , la infancia está asida a mí , en cada intersticio , recorre mis venas , se instaló en mi piel y se acurrucó para siempre en mi alma.
¿Cómo no amarla , si de ella emanó la mujer que ahora soy?. Siempre digo que fuí esculpida por una niñita inmensamente feliz .
Entre los tantos recuerdos que amueblan mi ser : hay juegos diversos , rondas con amigos ; barriletes que surcaban los cielos  y los paseos interminables en una bellísima bicicleta que mi Padre me obsequió .
Tal vez , ése sea el más intenso de los esparcimientos , mis viajes hacia sitios recónditos de la ciudad en la que nací .
Todo tenía un significado muy  especial , andar en bicicleta sabía a aromas de jazmines y glicinas que se derramaban por doquier ; era aprender a sortear a las piedras que evitaban las caídas y escudriñar con mirada de sorpresa eterna cada lugar que me atrevía a explorar .
Era una niñita audaz , aunque con la cuota necesaria de responsabilidad .
Mis viajes terminaban en un mismo lugar  , solamente matizaba los senderos por dónde llegar a una zona majestuosa : aún existe , está en mi Ciudad Natal y es donde el Río Uruguay acaricia ,  baña ,  a piedras enormes de formas diversas esculpidas por una arquitecta  natural .
Ése era mi destino final , llegar en mi bicicleta hasta donde las aguas de un río bellísimo marcaban el límite exacto a mi paseo primaveral .

Viviana Laura Castagno Fuentes