lunes, 1 de febrero de 2016

  " NUNCA BAJARÉ , JAMÁS " 

Y, sería maravilloso, volar, observar desde las alturas todo lo que sólo vemos con limitaciones.
Imagínense ustedes ¿ Quién logra una visión desde una nube, como si fuese un suave y mullido almohadón? ; nadie, nadie que pertenezca a la especie humana al menos, sólo las aves gozan de semejante privilegio.
Quiero ser un avecilla, pequeña, para tener autonomía y liviandad en mi vuelo, miraré con gran avidez todo y a todos y tal vez hasta tenga habilitada la posibilidad de ayudar a quién lo amerite .
Sí, quiero ser un ave, diminuta para pasar casi imperceptible, pero fuerte para extender mis alas , que seguramente acariciarán alguna mejilla o secarán alguna lágrima cuando descienda mi vuelo y roce un alma lastimada.
Definitivamente, deseo levantar mis pies de la tierra y vestirlos de sutiles alas, para otear la vida desde otras perspectivas y sanar las heridas del cuerpo, del alma, de todos aquéllos que lo necesiten.
Ése es mi sueño... ¿Lo haré realidad algún día?. 

Viviana Laura Castagno.