Seguidores

sábado, 30 de enero de 2016

                                           SUEÑOS ROTOS

Ella había imaginado
una vida color de rosa. 
Supo construir delicadamente
un castillo amoroso,
rodeado por mares de jacintos y prímulas,
bajo un cielo diáfano y eterno 
como sus sueños. 
Allí, viviría con su amor,
una gran historia de amor
asida a proyectos tantos,
que miraban hacia un futuro
sin límites impuestos. 
Estaba plena y feliz,
como una niña con su casa de muñecas. 
Pero, no supo o no quiso ver
lo que la realidad le decía,
su sueño jamás despertaría,
seguiría adormilado.
Porque sin darse cuenta siquiera,
Ella edificó enormes y valiosas expectativas, 
modeladas sobre cimientos
de arenas inestables y blandas. 
Y sobrevino la decepción nomás,
el derrumbe anunciado 
y jamás interpretado,
tenía un castillo construído,
pero no atisbó que su gran amor,
ya no deseaba compartir los mismos sueños. 
Mujer ilusa, tu gran amor 
había pergeñado sus íntimos proyectos
y justamente no conciliaban con los tuyos,
eran otros, diferentes y ajenos. 
Sí, comprendo absolutamente lo que estás sintiendo,
se derrumbó tu cielo diáfano y eterno,
sobre tu amoroso castillo
rodeado por mares de jacintos y prímulas,
que daría cobijo a una gran historia de amor
que feneció sin ver la luz siquiera. 

Viviana Laura Castagno Fuentes