sábado, 30 de enero de 2016

" PAPÁ ÁRBOL" 

En mis paseos frecuentes al bosque que amo, hallé una especie muy peculiar de árbol : es muy alto, esbelto y posee una distinción que lo hace especial y único. 
¿Saben ustedes que cada árbol es un laboratorio químico?, no, no estoy desvariando, son tan, pero tan importantes para nuestra vida que elaboran el oxígeno que la garantiza. 
Cada uno de ellos es la especie vegetal más grande y milenaria que existe ; tienen entre otras tareas, la de absorber un gas muy venenoso que nos dañaría a todos si no lo eliminasen rápidamente. 
También dan cobijo a muchísimas variedades de animales : a las aves ; los insectos ; a simpáticas ardillitas y a roedores diversos entre tantas otras especies. 
Sin los árboles nada crecería , sin ellos, la vida en la tierra no existiría ¿ se han dado cuenta cuán trascendente es su existencia?. 
Pero, deseo contarles la amistad con mi árbol predilecto, el coqueto y elegante, ése al que me referí al principio. 
Es muy generoso, acurruca en sus cientos de ramas, a muchísimos animales y parece un papá por la manera en que los protege. 
Cuando llueve intensamente, extiende sus manos con grandes hojas verdes y abraza los nidos para que no se mojen. 
Es tan especial mi amigo árbol, que para describirlo detalladamente, necesitaría detener los relojes y parar el tiempo. 
Entonces, como impedir que transcurra el tiempo nadie puede, les confiaré lo que sucede cuando se acerca la noche. 
¿Me creerán ustedes si les digo que él duerme?. 
¡Sí, como lo escucharon, duerme!. 
El proceso es el siguiente : mira hacia el cielo, descubre que el sol está en retirada y la noche comienza a pintar el bosque de un negro azulado casi. 
Entonces, empieza muy despacito a doblarse hacia el suelo, cuidando que no caiga ni un sólo nido, porque sería un desastre. Una vez encorvado, se asegura que todo está en orden y comienza a entrecerrar sus ojitos de árbol viejito y sabio...y se duerme, plácidamente con una sonrisa en los labios. 
Así de especial y único es mi amigo, de día es una variedad vegetal elegante y erguida, pero cuando cae la noche, es un tronco doblado que tranquilamente duerme. 
Bueno, debo dejarlo descansar porque tiene una ardua tarea, es un pulmón que limpia el aire que respiramos, absorbe los gases malos y se merece un sueño amoroso y plácido. 
Cuando la primera luz del día lo encandile, se desperezará, abrirá sus ojitos y elevará su sólido tronco cargado de nidos hasta perderse entre las nubes sedosas que lo esperan para acariciarlo. 
¡Adiós papá árbol, muchas gracias por tantos beneficios otorgados!. 

Viviana Laura Castagno Fuentes.